miércoles, 22 de junio de 2016

Epifanía gastronómica #1: Q'Tapeo & Dulce Trazo

Bienvenidos a la primera epifanía gastronómica. En este tipo de epifanías os recomendaré sitios en los que he deleitado mi paladar, o bien os mostraré mis habilidades culinarias. Espero que os guste, y que os animéis a probar tanto las recetas como los establecimientos que os muestre.

Mis últimas salidas por Sevilla han sido una comilona tras otra. Como a mi no me gusta comer, ni a Carlos tampoco, hemos sufrido mucho estos días en los que prácticamente nuestro estómago no ha tenido apenas descanso entre una salida y otra (nótese la ironía). 

Este pasado sábado hicimos dos comidas fuera: almuerzo y merienda. Teníamos claro dónde queríamos ir porque queríamos probar un plato específico: arroz negro. Así que fuimos directos al Q'Tapeo, bar que ya habíamos probado antes, y era una apuesta segura. 

Para quien no haya oído nunca hablar de este bar, Q'Tapeo está de camino a la Alameda y tiene una amplia variedad de comida de la que ningún celiaco tiene porqué privarse: ¡todo es sin gluten! Como en esta ocasión pedimos el arroz negro como plato fuerte, no tomamos tapitas. Cuando vuelva a ir, os traeré alguna que otra foto más para que os hagáis una idea de como es el estilo de este bar. La presentación de la comida, aunque sencilla, tiene muy buena presencia y cierto toque moderno dependiendo del plato. Los precios son muy asequibles, por lo que podéis ir allí a daros un lujo sin que vuestro bolsillo sufra.

El arroz estaba para chuparse los dedos. Un fondo picantito, y los ingredientes troceados muy pequeños. ¡Buenísimo! Pero nos hizo falta algo más de ali-oli... Estaba demasiado rico como para servirse en unas dosis tan pequeñas. 



Desde nuestra última visita habían renovado el aspecto del local, y ahora está decorado de una forma muy simpática: las paredes son de una pintura que simula la pizarra, así que todo aquel que lo desee puede hacerse con una tiza y dejar un mensaje después de su comida. El que nosotros dejamos fue este (lo que tiene una carita feliz es una rebanada de pan sin gluten, por si no está claro a pesar de mis fantásticas cualidades como dibujante):

¿No es adorable? 

Como C sabe a donde llevarme para hacernos felices (a mí y a mi estómago), nuestra siguiente parada fue en la cafetería Dulce Trazo. Un local espacioso, decorado de una forma muy cuca que muestra sus dulces en exposición. ¡Como debe ser! A mi me gusta que la comida me entre por el ojo a la hora de elegirla y de comerla. 




La tarta que me enamoró fue una de chocolate y crema de vainilla, y la acompañé con un delicioso té negro frío con canela y trocitos de plátano que le dieron un regusto muy especial a la bebida. Nuevamente, una carta amplia (con varias posibilidades sin gluten), tanto de bebidas como de dulces y unos precios estándares para las tartas (entre 3'80 y 4 euros), y bastante diferentes dependiendo de las bebidas. Sin duda merece la pena darse un lujo en este paraíso del dulce. ¡Mi próximo objetivo es la tarta de chocolate y queso! (Siempre con chocolate. El chocolate es la clave de la felicidad).  



 Esto ha sido todo por hoy. ¡Espero que os haya gustado! Ya sabéis... ¡a llenar vuestros estómagos! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario