domingo, 19 de junio de 2016

Bienvenidos a Epifanía

La consciencia de que el tiempo se escapa de entre mis dedos es algo que, a pesar de mi pronta edad (casi dos décadas ya, empieza a ponerse serio el asunto), tengo bastante presente. Es por eso que siento la imperiosa necesidad de intentar inmortalizar lo que me rodea, pues la memoria humana es incapaz de retener todo aquello que nos gustaría. 

A raíz de este impulso nace este blog, un espacio en el que compartiré experiencias, vivencias, reflexiones, sentimientos, recomendaciones y críticas sobre diversos temas a través de palabras e imágenes. El propósito de esta página no es más que manifestar mis opiniones. Por lo tanto, en ella aparecerán mis pensamientos que os revelarán, progresivamente, una parte de mí. 

Cuando me propuse crear este hervidero de ideas y proyectos, su nombre se alzó con claridad en mi mente:   

EPIFANÍA
Según la RAE: Manifestación, aparición o revelación. 

También es: "Festividad que celebra la Iglesia católica el día 6 de enero, en conmemoración de la adoración de los Reyes Magos", una fecha preciosa y muy bonita, pero no viene al caso.


Además, todo sea dicho: el hecho de que este sustantivo sea tan similar a mi nombre le otorga una agradable musicalidad que hace que sea pegadizo y fácil de recordar (Epifanía de Estefanía, Epifanía de Estefanía..., decidlo vosotros. ¿No os parece que llevo razón?). 

Lo bueno de este título tan poco concreto es que me permite abarcar temas completamente diferentes. No puedo aseguraros unas secciones fijas, pero en septiembre comenzaré a publicar unas entradas relacionadas con mi experiencia erasmus. ¿Sobreviviré en Österreich? (Austria, para los amigos).  

Por ahora puedo prometeros que os encontraréis con epifanías literarias, gastronómicas, fotográficas y puede que musicales... ¡e incluso traductoras! En definitiva, básicamente subiré todo lo que me apetezca compartir con el mundo.

Solo me queda ofreceros la llave que os abre las puertas de mi particular realidad.

Pasen y lean. 
Quédense y disfruten. 
Esta es mi historia. 
Y quién sabe, puede que quizás...
también sea la vuestra. 

1 comentario: